Recta final para la cosecha

Con la llegada de septiembre, en Mandarinas de Burriana sabemos que ya estamos en la recta final antes de la cosecha, que empezaremos a finales del mes que viene. Estas últimas semanas las aprovechamos para regar los huertos (¡hace mucho calor todavía!) y abonar para que las mandarinas cojan el tamaño suficiente antes de comenzar el proceso de maduración. El verano también se aprovecha para podar los árboles para quitar las ramas secas y más debilitadas y para que mantengan una forma esférica que luego facilitará la recolecta. Esta es una de las tareas más duras del campo valenciano, ya que después se tiene que recoger la leña resultante para quemarla o guardarla para la chimenea.

En el mes de septiembre es también cuando los corredores se pasean por los huertos para decidir qué comprarán y a qué precio. Su ojo clínico les permite detectar cuantos kilos de producción habrá en un huerto y cuál será la calidad de la naranja. Entonces comienza la negociación con el agricultor, que lógicamente, siempre creerá que se le ofrece poco. Pero no sufráis, nuestras mandarinas no las venderemos a ningún corredor, sino que las guardamos para todos vosotros!