Las fallas también llegan a Mandarinas de Burriana!

Las fallas también llegan a Mandarinas de Burriana!

En Mandarinas de Burriana sólo hay una cosa que nos gusta más que el olor de azahar y es el olor de pólvora. Esta semana las fallas entran en la recta final, con la plantà, las despertaes cada mañana, la ofrenda floral, y la cremà del día 19.

En Burriana las fallas datan de 1928, y la primera que se plantó fue en el barrio de la Merced, que es precisamente donde la familia Miró fue a vivir en la década de 1960, porque las alquerías de campo no tenían agua corriente ni electricidad.

Entre nuestros conciudadanos hay artistas falleros (los que hacen las fallas) famosos, como José Pascual Pepet, y también la conocida Pirotecnia Martí, comandada por Martin Reyes.

 

¿Por qué nos gustan las fallas?
Los monumentos son bonitos y divertidos, un ejemplo de sátira y crítica a los poderes, pero lo que las hace verdaderamente especiales es el ambiente que se vive en la calle. Pasacalles con falleras y falleros, bandas de música, charangas, fuegos artificiales, y atmósfera de fiesta de los casales, donde cada falla organiza comidas y cenas para todo el mundo.
Sin embargo, lo que más nos gusta es la mascletà. Si podemos nos escapamos un día a Valencia para ver una. El ritual de la mascletà es siempre el mismo. La fallera Mayor dice la frase: «senyor pirotècnic, pot començar la mascletà!». Y empieza un bum bum que se siente en la tripa que en los oídos, que se quedan sordos de primeras. Se trata de una experiencia única que debe vivirse al menos una vez en su vida.

Y después volvemos a los huertos, porque esta semana todavía tenemos naranjas para todos vosotros, y para los más atrevidos estamos recolectando lasmandarinas safor, que por su gusto nos recuerdan al «pica-pica» que comíamos de pequeños.