¡En Navidad las mandarinas se convierten en regalos!

En Cataluña, Aragón, Andorra y Occitania existe una tradición navideña que consiste en poner un tronco, pintarle una cara, taparlo con una manta y alimentarlo en los días previos a la Nochebuena. De esto último se encargan los niños de casa, que están especialmente interesados en ello porque si come mucho el tizón (tió en catalán) de Navidad cagará muchos regalos la noche del 24. Hay múltiples variantes de esta tradición, y muchas canciones para animar el tronco a hacer regalos, pero hay una que nos gusta especialmente, y es que hay quien dice que lo que más le gusta al tió de Navidad son las mandarinas, que devora cada noche con fruición mientras se prepara para alegrar la Nochebuena a los más pequeños. Eugenio Vallmajó, de Figueres, nos ha enviado una foto espectacular de su tió con mandarinas de Burriana. ¡Feliz Navidad!