¿Cuántas variedades conoces de naranja y mandarina?

Dicen que los esquimales tienen 30 maneras diferentes de nombrar el color blanco, porque a sus ojos no es lo mismo el blanco del hielo a punto de resquebrajarse que el blanco de la nieve. Del mismo modo los agricultores valencianos distinguen no 30, sino decenas y decenas de variedades de naranja y mandarina. Cuando éramos pequeños oíamos conversaciones como esta:

«Las Thomson este año se han vendido bien, pero de Satsuma ha habido demasiado. Suerte de la Marisol que planté en el Camí de la Mar«.

Poco a poco aprendimos a distinguir entre aquellos nombres entre exóticos y folclóricos las diferentes variedades de naranja. A grandes rasgos en Valencia se cultivan estas:

Del narano dulce hay cuatro grandes familias: el grupo navel, el grupo sangre, el grupo blancas y el grupo Sucreña.

De entre las navel están las Washington Navel (o simplemente Navel), las Thomson, la Navelina, la Newhall, la Navelate y la Lane Late.

De las sanguinas tenemos la Doble Fina, la Entrefina, la Murtera, la Sanguinelli, la Moro Catania y la Washington Sanguina.

De las blancas tenemos la Comuna, la Cadenera, la Salustiana, la Castellana, la Valencia Late, la Berna y la Peret.

De las Sucreñas se cultiva la variedad Sucreña.

De mandarina tenemos tres grandes familias: la mandarina común, la satsuma  y las clementinas.

De mandarina común casi no quedan plantaciones ya y de satsuma cada vez menos. De estas últimas tenemos las Owari, la Clausellina y la Okitsu.

La mayor parte de producción valenciana de mandarinas son del grupo de las clementinas. El listado de variedades es larga: Fina, Monreal, Oroval, Marisol, Oronules, Esbal, Tomatera, Clemenules, Arrufatina, Hernandina y Clementard, entre otras.

Y aún tenemos otras clases de mandarina, como la Ortanique, o híbridos como la Clemenvilla (cruce de Fina y Tangelo Orlando).

Hasta enero en Mandarinas de Burriana hemos vendido una variedad de mandarina, la Clemenules, y una de naranja, la Navel. Pero este mes sustituiremos las clemenules, que ya llegan a su punto final, por las Hernandinas, que apenas comienzan. Y también introduciremos la Clemenvilla, un híbrido de naranja y mandarina que triunfa mucho en Gran Bretaña y que nosotros venderemos en bonitas cajas de regalo. Finalment también pondremos limones a la venta.

Y más adelante introduciremos una nueva variedad de naranja, la Lane Late, más pequeña y dulce que la navel. Pero cada cosa a su debido tiempo.

Bueno, ahora ya puedes decirq ue sabes un poco más del mundo de la naranja.