Cinco momentos del día para comer mandarinas

Cinco momentos del día para comer mandarinas de Burriana es lo que hemos identificado después de un exhaustivo estudio del comportamineto humano. Por eso, estamos totalmente en contra del cliché que dice que la fruta sólo que se puede comer al final de la comida, como postre. ¡Mentira podrida! Los cinco momentos más en los que se puede comer una mandarina son:

 

  1. Por la mañana, cuando abres un ojo y compruebas que la noche anterior no recordaste poner la alarma del reloj y faltan 15 minutos exactos para entrar a trabajar, ¿verdad que no perderás el tiempo preparando un bol de Kellogg’s? Pues coges una mandarina al vuelo, la pelas, y te la comes en el ascensor.
  2. A media mañana, cuando se te cuelga el ordenador y resulta que el informático se ha ido a desayunar en un bar cercano y que un cliente te está llamando compulsivamente por el móvil, es un buen momento para coger una mandarina de la bolsa y hacer un kit-kat.
  3. En el momento del café, cuando te das cuenta el restaurante vegano está muy bien pero tu panza ruge como un león del hambre que tienes no caigas en la tentación de ir a la máquina de vending para comprar un Twix. Saca una mandarina y llena tu boca de vitamina C.
  4. Por la tarde, cuando llegas a casa y ves el desastre que has dejado, con la ropa tirada por tierra, los platos de toda una semana sin fragar y una nota del vecino porque dejaste la televisión encendida todo el día… En ese momento necesitas un poco de calma. Y sobre el mármol de la cocina, junto a un vaso de Nutella vacío, tienes la solución: Mandarinas Burriana!
  5. Por la noche, cuando ya has visto los tres capítulos que te faltaban de Narcos mientras te acababas el Haagen Dazs de chocolate belga que te compraste para superar una decepción amorosa, te acuerdas que a Berta le encantaba combinar el helado con las mandarinas de Burriana y no puedes resistir la tentación. Suerte que todavía te queda una mandarina, la última de la caja. Por eso, antes de dormir piensas: «mañana por la mañana lo primero que haré será un nuevo pedido«. Pero otra vez olvidas poner el despertador…