Burriana, 2.000 años de agricultura

Nuestro padre llama a las acequias por su nombre. La que pasa por delante de nuestra alquería, por ejemplo, se llama Braç de Serra, y la de un poco más arriba es la Fillola de Serra, y una que hay todavía más norte se llama Ull de la moleta. Conocer las acequias, su recorrido y capacidad, donde están ubicadas las puertas para dirigir el agua, etc., forma parte de todo lo que tiene que saber un buen agricultor. En Burriana la red de canales de riego, que recibe el agua del río Mijares, es especialmente extensa e intrincada. La razón es que los primeros conductos de agua construidos por el hombre tienen, atención, alrededor de 2.000 años de historia. Tradicionalmente se pensaba que las acequias de Burriana databan de la época musulmana, y es cierto que las perfeccionaron mucho, pero estudios recientes muestran que los primeros canales se hicieron durante la época imperial romana. Han encontrado restos de una acequia romana cerca de la desembocadura del Mijares, la mayor parte subterránea, con pozos de ventilación, que sirve para regar el área actual de las Alquerías de Santa Bárbara, que es donde tenemos nuestros huertos. Ahora ya tenéis un argumento más para explicar por qué nuestras naranjas son tan buenas.