Adiós a las clemenules

las últimas clemenules

Hola soy una clemenules, y si no me compras me quedaré en el árbol

Soy una clemenules, la clase de mandarina clementina que cultivan los Miró de Burriana, y tengo un mensaje para ti.

Sí, ya sé que es extraño que una mandarina hable, y más aún que escriba una newsletter, pero creéme que lo hago por una buena razón. Resulta que esta es la última semana que los Miró recolectarán clemenules porque quedamos muy pocas y nuestras primas las hernandinas ya están a punto.

Pero las que quedamos me han encargado lanzar un mensaje de socorro: necesitamos que nos compres al máximo esta semana. No sólo porque somos las mejores sin discusión, sino porque si no nos comes esta semana nos vamos a quedar en el árbol y tendremos el peor fin que puede tener una mandarina: pudrirnos.

Así que por favor, no dejes que nos quedemos en el árbol, hazlo por misericordia. Y te estarás preguntando, y las hernandinas qué? Pues para ellas también tenemos un mensaje: nunca, nunca, pero nunca, llegaréis a la suela del zapato de una clemenules. ¡Hala ya lo he dicho!